martes, 8 de diciembre de 2015

Una manera muy dulce de aprenderse los colores

Hola de nuevo a todas y todos.
 
En el colegio, estamos trabajando en un proyecto sobre Europa y sus países y a la hora de presentar las banderas hemos vuelto a necesitar los colores. 
Para repasarlos y motivar aún más a los que todavía no se los saben bien, he sorprendido a los alumnos con una forma muy "dulce" de trabajar con los colores.
 
Para empezar, les he dado diez minutos para volver a repasar los colores de la manera que quisieran: algunos se han preguntado entre ellos, otros los han escrito en sus cuadernos, otros han consultado los diccionarios visuales, etc...
Después he hecho grupos de 4 alumnos y he repartido por grupo una caja de mini Smarties como la de la foto para que la abrieran y sacaran las bolitas de chocolate. Luego, les he explicado las reglas.
 
Las reglas eran muy claras:
1. Coger una bolita por turnos
2. Decir su color
3. Comerse la bolita de chocolate si el color es correcto (el grupo lo decide)
4. No decir siempre el mismo color (el grupo lo controla)
 
Y os puedo asegurar que absolutamente todos han trabajado hipermotivados,  concentrados y respetando las reglas.
Y además han comido chocolate. Perfecto, ¿no?
 
Y por favor no olvidéis, si decidís hacer esta actividad, estar totalmente seguros que vuestros alumnos no padecen algún tipo de alergia o intolerancia a los ingredientes de las bolitas de chocolate. 
 
Hasta la próxima.

1 comentario:

  1. Estupenda idea, Paco. ¿Qué tal si lo combinas con un bingo de colores? Los niños tienen sus cartones con el nombre de los colores. Y tú vas leyéndoles frases simples del tipo "el coche es rojo" y ellos cogen las grageas de chocolate del color correspondiente y los colocan en la casilla del cartón...

    ResponderEliminar